Boullosa: Imágenes Rotas y Trozos en Fuga

[mp_row bg_video_youtube_repeat=”true” bg_video_youtube_mute=”true” bg_video_repeat=”true” bg_video_mute=”true”]

[mp_span col=”12″]

[mp_text]

Por Silvia Meave

[/mp_text]

[/mp_span]

[/mp_row]

[mp_row bg_video_youtube_repeat=”true” bg_video_youtube_mute=”true” bg_video_repeat=”true” bg_video_mute=”true”]

[mp_span col=”12″]

[mp_quote cite=”Guillermo Santamarina, curador de Despechadas, me dejaste con hormigas en el alma” cite_url=”#” quote_content=”‘La caligrafía juega danzando con la forma ideada por una mente que desea poner orden y limpiar el espacio urbano, armonizándolo'”]

[/mp_quote]

[/mp_span]

[/mp_row]

[mp_row bg_video_youtube_repeat=”true” bg_video_youtube_mute=”true” bg_video_repeat=”true” bg_video_mute=”true”]

[mp_span col=”6″]

[mp_code]

Para acercarse a la exhibición de Carmen Boullosa en el Gabinete de Papel y Gráfica del Museo de Arte Carrillo Gil, en la Ciudad de México, hay que darse el tiempo de leer y observar las obras. Inclusive, es recomendable verla varias veces para disfrutarla completamente.

Telas, lápices, óleos, tinta china. Las intervenciones literarias De Boullosa en los borradores del pintor Robert Neffson datan de los primeros dos o tres años de este siglo. Se retrata a una ciudad de Nueva York post-atentados y un cierto sentimiento de abandono y fragilidad humana se filtran en la obra. Los materiales se mezclan y dan como resultado historias intensas proyectadas en maravillosos bosquejos hiperrealistas -fotorrealistas, según el término acuñado por el escritor y galerista Louis K. Meisel en 1969- que construyen atisbos de las voces que dan vida cotidianamente a Manhattan.

[/mp_code]

[/mp_span]

[mp_span col=”6″]

[mp_code margin=”10,10,10,10″]

“Salgo y encuentro a la ciudad como una pregunta abierta, como una llaga que no cierra…”

boullosa-2

[/mp_code]

[/mp_span]

[/mp_row]

[mp_row bg_video_youtube_repeat=”true” bg_video_youtube_mute=”true” bg_video_repeat=”true” bg_video_mute=”true”]

[mp_span col=”12″]

[mp_code margin=”10,10,0,15″]

boullosa-1Ahí donde el espectador no logra adivinar si Nueva York apenas comienza a tomar forma o se desdibuja, la voz de las mujeres despechadas imaginadas por Carmen Boullosa, llena los espacios, los silencios, que dejan los trazos inacabados del pintor Neffson.

[/mp_code]

[/mp_span]

[/mp_row]

[mp_row bg_video_youtube_repeat=”true” bg_video_youtube_mute=”true” bg_video_repeat=”true” bg_video_mute=”true”]

[mp_span col=”12″]

[mp_code margin=”10,10,10,10″]

boullosa-5Los edificios y el asfalto se construyen con palabras y emociones. “Es la guerra civil de los sentidos”, garabatea Carmen Boullosa en uno de los dibujos inconclusos, y entonces el espectador de la obra también participa de esa conversación que sostienen la escritora y el pintor en torno a cada rincón de una urbe que, no por cosmopolita, deja de ser entrañable para los personajes que, como fantasmas, desfilan a lo largo de toda la exposición pictórica.

[/mp_code]

[/mp_span]

[/mp_row]

[mp_row bg_video_youtube_repeat=”true” bg_video_youtube_mute=”true” bg_video_repeat=”true” bg_video_mute=”true”]

[mp_span col=”12″]

[mp_code margin=”10,10,10,10″]

* Imágenes cortesía del Museo de Arte Carrillo Gil de la Ciudad de México.

TEXTOS RELACIONADOS

SITIOS RECOMENDADOS

 

[/mp_code]

[/mp_span]

[/mp_row]